La máxima autoridad de la CEPAL participó en Santiago en la tercera versión del Foro Chile-Unión Europea, enfocado a la innovación como motor de desarrollo e inclusión. La cita organizada por la Fundación Euroamérica los días 21 y 22 de julio contó también con la presencia de la Presidenta Michelle Bachelet junto a algunos ministros, más representantes de organismos internacionales y representantes del sector privado.

En la actividad, Bárcena afirmó que Latinoamérica debe apostar por la innovación para elevar la productividad y generar empleos de mayor calidad, impulsando al mismo tiempo dinamismo económico e inclusión social. “La inclusión social y el dinamismo económico no deben estar reñidos, y la innovación puede ser un eslabón clave. Pero de nada servirá que llegue solo a la capa más rica, necesitamos que llegue a todos”, recalcó la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

Hoy, América Latina sólo invierte cerca de 0,8 por ciento de su producto interno bruto (PIB) anual en investigación y desarrollo (I+D), y la mayoría de esos recursos proceden del sector público, mientras que en la Unión Europea esa tasa asciende a casi 2 por ciento, con una participación mayor del sector empresarial a través de alianzas público-privadas. En este contexto, Alicia Bárcena apuesta por impulsar una política industrial no sólo enfocada en manufacturas, sino también en la economía digital, que permita así diversificar las exportaciones tan dependientes de las materias primas, que en 2013 alcanzaron un 41,3 por ciento.

Según cifras de 2009 para 18 países de América Latina, el estrato empresarial más productivo genera el 66,9 por ciento del PIB regional, pero sólo 19,8 por ciento del empleo, mientras que los menos productivos emplean al 50 por ciento de los trabajadores y generan 10 por ciento del PIB. Esta disparidad en el aporte de cada sector al producto y al empleo se traduce en una distribución también muy desigual en los ingresos de los trabajadores.