En abril de 2011 la compañía Sony sufrió un ciber-ataque muy importante para la industria de los videojuegos. PlayStation Network (PSN), plataforma digital de Sony para comprar o jugar online mediante pago de suscripción, fue hackeada y se vulneró la base de datos de 77 millones de usuarios. Finalmente el ataque no pasó a mayores pero la empresa fue multada y además tuvo que regalar suscripciones y juegos digitales a sus clientes.

Adobe Systems sufrió en 2013 el peor ataque informático que se haya conocido hasta ahora en cuanto al número de víctimas. En un principio se pensó que los afectados serían 2,9 millones de clientes. Con el tiempo esa cantidad aumentó a nada menos que 150 millones. Los piratas informáticos consiguieron cuentas y claves de usuario, datos bancarios y números encriptados de tarjetas de crédito.

En mayo de 2014, la compañía de ecommerce eBay pidió a sus 145 millones de clientes que cambiaran sus contraseñas, ya que habían sufrido un ataque informático y estaban en riesgo sus datos e información importante. Esto ocurrió ya que los hackers se adueñaron de las credenciales de empleados de la compañía y suplantaron identidades para acceder a la red privada de eBay.