Aunque la historia de la computación está marcada por el trabajo de grandes mujeres como Ada Lovelace, Grace Hopper, Mary Kenneth Keller, Radia Perlman y Hedy Lamarr, ellas aún ocupan el segundo plano en el mercado de TI. 

Según un estudio realizado por la Asociación de Empresas de Tecnologías de la Información (ACTI), en Chile sólo un 5% de los cargos son ocupados por mujeres. A su vez, el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género dio a conocer que “la brecha de género en la matrícula 2018 de Pregrado en Tecnología es de 75% en desmedro de las mujeres”. 

Derribando barreras

A pesar de los obstáculos, no faltan ejemplos inspiradores que desafían los prejuicios y prueban que el lugar de la mujer también es en el área de TI. Este es el caso de la joven chilena Antonia Aedo, creadora de “Equivalente”, una aplicación que orienta al usuario a encontrar remedios de bajo costo, guiándolo a la farmacia más cercana y le recuerda cuándo debe tomar el medicamento. 

La aplicación de Antonia la posicionó dentro de las 100 mejores del mundo en el evento internacional Technovation Girls Challenge, y dentro de las 20 mejores a nivel latinoamericano en la categoría senior, donde compitió con otras 1800 apps de todo el mundo. 

Otro ejemplo de resiliencia es Sandra Vásquez que lleva 9 años en el área de TI y cuatro en Ki, desarrollando sistemas a través de diversos lenguajes de programación como Angular 8, Microsoft .NET (C# y VB .NET) y Sitefinity 10 y 11 (C#). 

Para Sandra, el hecho de estar en un mundo de hombres es desafiante. “Me pasaba a menudo que, por ejemplo, en una reunión ellos (los hombres) empezaban a hablar mucho más fuerte. Entonces tenía que hacer un esfuerzo para que me escucharan. Pese a que tienes razón y sabes del tema, siempre estás en esa lucha”.

Cómo cambiar el futuro

Quien considere estudiar una carrera de TI, los caminos y oportunidades serán abundantes. Sin embargo, hay brechas alarmantes entre hombres y mujeres. Para cambiar ese panorama es necesario empezar a tomar en consideración las habilidades, y no su género.

En Ki ya estamos haciendo nuestra parte. Referentes del área de la tecnología son parte de nuestro staff como Delia Laforet y Mónica Retamal, socias fundadoras de Ki Teknology, y Ana María Espinosa, gerente de ventas. 

El ambiente laboral también es propicio para el desarrollo profesional. Sandra Vásquez nos cuenta que en Ki nunca se ha sentido discriminada por ser mujer. “Aquí todos están dispuestos a escuchar el uno al otro, independiente del género”.

Creemos firmemente que un ambiente multicultural y con pluralidad de género se vuelve mucho más acogedor y apropiado para la creación de nuevas ideas y resolución de problemas. Sandra cree que “lo importante es saber destacarse, sacar la voz para liderar y no tener miedo. Nosotras tenemos un sentido de humanidad y proactividad increíble, somos preocupadas, conscientes y emanamos confianza. Las mujeres somos muy poderosas, podemos hacer grandes cosas y liderar grandes proyectos”.

En Ki apoyamos la diversidad en la tecnología porque sabemos que nosotros somos la solución y el escenario no va a cambiar si no hacemos nuestra parte. Aquí apoyamos a todos nuestros colaboradores y retenemos los talentos, independiente de su género. ¡En Ki todos importan!