El Centro Economía Digital de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) y TrenDigital de la Facultad de Comunicaciones de la Pontificia Universidad Católica de Chile presentaron el estudio “Mapeando Procesos y Perfiles para el desarrollo del ecosistema digital”.

Cada vez es más común ver a las personas pasando horas frente a sus pantallas, y sobre todo desde sus teléfonos móviles. Esto se convirtió en una gran oportunidad de ecommerce para estar presentes y ofrecer productos/servicios de forma online. El vitrineo en un canal y finalizar la compra en otro, poder optar por diferentes métodos de entrega (retiro en tienda, despacho a domicilio o puntos de conveniencia), de comprar donde sea y lo que quieras, son beneficios que se perciben y agilizan los procesos de compra de los consumidores.

Sin embargo, los clientes no solo buscan los mejores precios ni la disponibilidad de productos, sino que además, buscan una experiencia de usuario única y ese es el gran desafío que tienen las empresas.

La definición más sintética de comercio electrónico entregada por el gobierno del Reino Unido (Stanford-Smith y Kidd, 2000), la cual indica que: “El comercio electrónico es el intercambio de información (valor) a través de redes electrónicas, en cualquier etapa de la cadena de suministro, y puede tener lugar dentro de una organización, entre empresas y usuarios finales”. Según Fernando Cea, UX Content de Ki Teknology, asegura que “El ecommerce es extremadamente competitivo y UX ya no es un asunto sólo de percepción, te afecta en las ventas con una alta tasa de rebote, carros abandonados o un checkout con estampida de usuarios, por mencionar ejemplos básicos. En el fondo, el trabajo en UX no es opcional y resulta tan importante como la última milla o el servicio de postventa.”

La apertura de nuevos canales de venta, ecommerce, requieren tanto del desarrollo de nuevas habilidades, así como nuevos profesionales para poder llevar a cabo el proceso. Los principales obstáculos para el desarrollo de negocios en América Latina y el Caribe, se encuentra en la falta de trabajadores con habilidades específicas. Según Michael Gutierrez, desarrollador web de Ki Teknology, “El mercado y la tecnología han avanzado de una manera muy agresiva respecto a las tecnologías web, uno como programador necesita constantemente cambiar y actualizar conocimiento; esto describe mucho las habilidades necesarias: analista, resiliente, adaptable, una persona con ansias de conocimiento que sienta incomodidad en la inopia y obsolescencia profesional.”

Ante esta necesidad, conocer el déficit de talento que existe en Chile en materia de comercio electrónico se convierte en un aspecto vital para gestionar iniciativas que permitan el desarrollo de talento digital para hoy y el futuro del país.