El contenido está en todos lados, sea en un post de redes sociales, en textos institucionales, anuncios, newsletters e, incluso, en interfaces. Todo conversa con los usuarios a través de los diferentes puntos de contacto, sean sitios, aplicaciones o softwares.

El principal objetivo del contenido, independiente de la plataforma que esté, es orientar al usuario a concluir una tarea, garantizando la mejor experiencia posible y alcanzando los KPIs definidos. Para que esto ocurra debemos implementar contenido UX, técnica especializada en proyectar las palabras que los usuarios ven y leen en una determinada interfaz. 

La escritura UX está en los botones, en el menú, en los mensajes de error, en las  confirmaciones de las transacciones… Está en todo lugar. 

Ya sabemos que UX es la abreviatura de user experience o experiencia de usuario. Por lo tanto, el contenido UX es la escritura enfocada en esa experiencia, promoviendo una conversación entre la interfaz y el usuario. 

El contenido UX ayuda a completar un journey de manera fácil, fluida y objetiva, proporcionando una experiencia sin obstáculos para realizar una determinada acción, mejorando considerablemente la usabilidad de una interfaz. Éste debe ser conciso, pero cargado de significado. Las palabras usadas en cada texto deben ser lo más simple posible, para que sean entendidas por cualquier persona. Y siempre se deben evitar las palabras negativas, ya que aumentan la carga cognitiva y dificultan el entendimiento sobre lo que se debe hacer.  

Para implementar las mejores prácticas, es sumamente importante contar con especialistas en la materia, como los UX Writers. Estos profesionales han alcanzado especial notoriedad en el mercado de la tecnología, ya que sólo ellos son capaces de escoger las palabras o frases adecuadas para guiar al usuario en el journey y promover el feedback positivo, disminuyendo el bounce rate y aumentando las conversiones

Los UX Writers participan en la definición del flujo y de las soluciones en wireframe, dando inputs que respetan la estrategia de contenidos del producto, garantizando que el storytelling propuesto esté alineado durante todo el proceso.

Durante la definición de los textos, el writer sigue el tono y voz de la marca, destaca la personalidad del producto, guía al usuario y lo ayuda en el proceso de toma de decisiones. En un ecommerce, por ejemplo, reducen el abandono del carrito de compra ya que orientan al usuario para realizar la transacción final.

Hay que tener en mente que el proceso del contenido UX empieza antes del diseño propiamente tal, pues es él que orienta y moldea el diseño. En este sentido, es necesario concebir primero el mensaje que se desea transmitir para después transformarlo en una comunicación visualmente atractiva