El uso de la tecnología en diversos entornos, sin bien facilita procesos en las áreas laborales, informativas y legales, entre otras, también ha dejado clara la vulnerabilidad de los sistemas y bancos de datos. Esta situación se convierte en un importante desafío para los expertos tecnológicos, dado que garantizar la seguridad de la información no es tarea fácil.

Los riesgos al respecto son variados, por lo que resulta importante contar con un apoyo profesional que a través de sistemas tecnológicos de vanguardia, puedan resguardar al máximo la información, confidencialidad, integridad y disponibilidad de datos.

Importancia del conocimiento y supervisión

No todo está dicho en materia de seguridad de la información, incluso, aspirar a que esta sea infalible apunta más a un escenario ideal que real. Sin embargo, los equipos tecnológicos, en especial los desarrolladores y programadores, tienen la responsabilidad de conocer cada detalle y supervisar que en términos de protección todo funcione de la manera más óptima posible.

Según nos indicó Jorge Moya, nuestro Software Engineering Lead, estar al día con la información que se genera en este campo es fundamental, “lo que hacemos nosotros es estar al tanto de las buenas prácticas de programación, también aplicamos pautas de desarrollo seguro. Con esto, minimizamos los riesgos de realizar desarrollos vulnerables y cumplimos con políticas de seguridad de la información en la empresa”, además considera que estas últimas deben ser analizadas permanentemente para verificar su cumplimiento. 

Para ofrecer soluciones digitales que permiten lograr desarrollos más seguros, nuestro equipo dispone de algunas herramientas de análisis como SonarQube, se trata de una plataforma para evaluar código, que usa diversas opciones de análisis estático de código fuente como Checkstyle, PMD o FindBugs, estas permiten obtener métricas que pueden ayudar a mejorar la calidad del código de un programa. Y, cuando estamos ad portas de la entrega de un producto, se ejecuta un proceso de Ethical Hacking, con el que es posible analizar el producto en búsqueda de sus vulnerabilidades.

Considerando la importancia de mitigar la susceptibilidad de los desarrollos, es necesario comprender y tener claras las consecuencias de una mala codificación, así lo detalló Jorge,  “desde el principio del proyecto se debe tomar el camino correcto, o bien, encauzar el trabajo comprendiendo y aplicando las buenas prácticas, muchas de ellas se encuentran detalladas en OWASP”, por lo que nuestro experto sugiere hacer una revisión constantemente.

Dado que el uso de la tecnología incrementa de manera progresiva, es necesario que los equipos conozcan con total especificidad los riesgos de seguridad más conocidos y recurrentes:

  • Inyección
  • Pérdida de autenticación
  • Exposición de datos sensibles
  • Entidades externas XML (XXE)
  • Pérdida de control de acceso
  • Configuración de seguridad incorrecta
  • Secuencias de comandos en sitios cruzados (XSS)
  • Deserialización insegura
  • Componente con vulnerabilidades conocidas
  • Registro y monitoreo insuficientes

Además de realizar un desarrollo buscando la excelencia en lo que a seguridad de la información respecta, el papel que juega el usuario también es relevante. Durante el tiempo de pandemia, con el incremento del teletrabajo y/o compras online, los delincuentes han creado diferentes formas de estafas electrónicas. Ante este escenario, resulta importante que todas las personas estén informadas y preparadas para saber cómo manejar una situación de este tipo.

Si deseas contar con desarrollos optimizados, y además conocer minuciosamente cómo manejar y solventar inconvenientes con la seguridad de información de tu empresa o producto, te invitamos a contactarnos a través del mail [email protected], para conocer las soluciones digitales que tenemos para cada negocio.