Dentro de las actividades preparadas por el grupo de “Catalizadores de Innovación”, se realizó el pasado viernes un “Desafío de pensamiento lateral” para todos los trabajadores de Ki, con el objetivo de quebrar la rutina e instaurar una cultura innovadora en la empresa. En cada escritorio, los esperó en la mañana una invitación para participar de la actividad, en un lugar y horario determinado.

Inicialmente, se realizó una dinámica rompe hielo llamada “El Aposento”, para motivarse y conocerse más como compañeros de oficina. Luego, los colaboradores compartieron sus respuestas del desafío mental “El taxista era muy vivo”, con ingeniosas frases, en donde no hubo respuestas ganadoras, sino una instancia para conocer y analizar la diversidad de pensamiento que se puede generar a partir de una misma pregunta.

La actividad terminó con ricos cupcakes de Ki de regalo, y se les invitó a seguir participando en los desafíos y encuentros que realizará el grupo de Catalizadores de Innovación.