Las heurísticas fueron creadas en 1990 por Jakob Nielsen. Desde entonces, han sido refinadas y utilizadas para evaluar la usabilidad de las diferentes interfaces digitales. 

Estas 10 “leyes” son las que marcan el camino para crear una interfaz más intuitiva para el usuario, garantizando que todas las tareas sean ejecutadas de manera simple y eficiente. Además, son sumamente importantes para cualquier profesional del área de UX. 

¿Cuáles son esas 10 heurísticas de Nielsen? Te contamos a seguir:

  • Visibilidad del estado del sistema: siempre debemos mantener a los usuarios informados sobre dónde estaban, dónde se encuentran y para cuál ambiente pueden dirigirse a partir de su localización.
  • Utilizar el mismo lenguaje que el usuario: debemos utilizar palabras, frases o conceptos que sean familiares al usuario, para eso, es importante seguir ejemplos que están presentes en el mundo real. Por ejemplo, existen símbolos que son utilizados para representar determinadas acciones. 
  • Control y libertad: los usuarios generalmente escogen funciones por equivocación y necesitan una “salida de emergencia”. El sistema debe permitir que el usuario elija, sin necesidad de recordar un comando específico.
  • Consistencia y estándares: es importante que un comando o acción tenga un mismo efecto en toda la interfaz para facilitar el reconocimiento.
  • Prevención de errores: más que mostrar al usuario buenos mensajes de error es necesario una interfaz que impida que un problema ocurra. El sistema debe informar continuamente al usuario sobre lo que está haciendo. Diez segundos es el límite para mantener la atención del usuario en una caja de diálogo. 
  • Minimizar la carga de memoria del usuario: nuestro cerebro es increíble para reconocer patrones, acciones y opciones. Por eso, es necesario ofrecer al usuario formas de reconocer los estándares en vez de memorizar las informaciones que necesita para realizar una acción mientras navega.
  • Flexibilidad y eficiencia de uso: es importante que la interfaz se adapte al nivel del usuario, de modo que el sistema pueda entender a expertos y principiantes.
  • Diálogos estético y diseño minimalista: mientras más grande sea la cantidad de información que ofrecemos al usuario, mayor será el tiempo que éste llevará para analizarlas y tomar una decisión, por eso, es importante mantener apenas informaciones realmente necesarias. 
  • Ajudar al usuario a reconocer, diagnosticar y recuperarse de los errores: los mensajes de error deben ser simples y concisos, indicando el problema y sugiriendo constructivamente una forma para el usuario llegar a la solución. 
  • Ayuda y documentación: hay que proyectar una interfaz intuitiva que no necesite de ayuda o documentación. Si es necesaria la ayuda, ésta debe ser accesible, es decir, concisa, fácil de buscar y enfocada en la tarea del usuario.

¡Diseñemos interfaces juntos!

Como puedes ver, las heurísticas son esenciales para el desarrollo de soluciones digitales que ofrecen una mejor experiencia para los usuarios. Esta evaluación nos permite entregar información útil y precisa. Además, posibilita interacciones simples que impactan positivamente en la estrategia empresarial.

En tu empresa, ¿ya han realizado alguna evaluación heurística para inspeccionar la usabilidad de tus productos digitales? Te invitamos a contactar a nuestro equipo a través de [email protected]. Contamos con expertos en UX capaces de ajustar las soluciones de acuerdo a cada negocio y acompañar a los clientes en todas las etapas hacia su transformación.